Angélica Du Monceau estudia el Diplomado de Coaching Integral ICI con el objetivo de profundizar en su desarrollo personal como también en su desarrollo profesional. Asegura que en este Diplomado ha encontrado herramientas para expandir su potencial y apoyar a otros en fortalecer sus procesos de crecimiento personal y grupal.


Angélica ¿qué visión tienes del Coaching Integral?

Creo que es una herramienta súper potente, si todos tuviéramos incorporada esta técnica creo que la vida sería más fácil.

Decidí estudiar Coaching Integral porque quiero profundizar lo que más pueda con miras a dedicarme profesionalmente a esto. Venimos al mundo a dejar una huella y creo que el Coaching es la herramienta. Aquí aprendes a acompasar a alguien en el descubrimiento de sí mismo y en el desarrollo de sus potencialidades, con foco en que esa persona pueda alcanzar sus objetivos. Y en ese acompañamiento, el Coach también va descubriéndose a sí mismo, es un trabajo colaborativo con aprendizaje en dos direcciones.

¿Qué descubrimientos requerimos como sociedad?

Por ejemplo, en los sistemas familiares, en la comunidad escolar como en las organizaciones empresariales, hay una necesidad de relacionarse con el otro sobre la base de la confianza. La sociedad ha perdido la confianza, hay una especie de libertad en cuánto a hacer prevalecer mis derechos por sobre los del otro. Necesitamos apoyarnos, no podemos ir solos caminando por la vida con un discurso de autosuficiencia de no necesitar a nadie para funcionar. Cuando detectas eso, logras entrar más allá haciendo evidente el desarrollo de estas herramientas de coaching porque implica una instancia de crecimiento personal y también comunitario.

¿A qué te desafía este Diplomado?

A bajar mi impetuosidad frente a algunas situaciones porque tengo un carácter fuerte y este último tiempo he tenido que desarrollar mi lado más firme. Me desafía a aprender a dosificar mis energías y a aplicar esta herramienta tanto en términos profesionales como en la vida misma.