Finalizó el Diplomado en Programación Neurolingüística Mención Practitioner vespertino liderado por las profesoras Andrea Castro Dussert, María Teresa Horta, Janet Donoso y el Director de Academia, Paul Anwandter, quienes evaluaron a los estudiantes en sesiones finales y al cierre compartieron un exquisito cóctel.

  

En Programación Neurolingüística Mención Practitioner se descubre el poder de las palabras, lo beneficiosas o perjudiciales que son, el efecto poderoso y positivo que tienen en un momento oportuno así como lo dañinas y destructivas que llegan a ser en un momento inoportuno.

Susana Roblero, se dedica a la terapia y este 2017 estudió Practitioner. Para ella, el aprendizaje del año estuvo centrado en hacer consciente su lenguaje, el de otros y el impacto que genera en el entorno.

Susana ¿Qué aprendiste a escuchar?

Aprendí a escuchar la generalización, es más fácil echarle la culpa al resto que observarse a uno mismo. Entonces, la tarea es revisar qué me pasa a mi en la interacción con el otro.

¿En qué cambia el observador con PNL?

En todo, mi marido tiene dos hijas y nietos. Cuando me quedo con ellos juego incorporando valores. Por ejemplo, asociar los colores a emociones. Mi sobrino un día me dijo; “qué lindas tus zapatillas de colores” y le respondí; “¡sí porque son zapatillas felices!“

Con PNL se desarrolla una conciencia sobre el lenguaje…

Sí, aprendes a estar consciente respecto a qué quieres comunicar. Eso es un cambio fundamental de vida porque a través del lenguaje se puede transformar el mundo.

¿A qué se denomina estructura de resultado en PNL?

Consiste en cómo movilizas al cliente a transitar por etapas para llegar a un resultado esperado. Primero, tienes que observar qué quieres trabajar, luego detectar qué habilidades necesitas para lograrlo. Y en ese proceso, revisar el estado negativo y todo lo que te limita para movilizarte hacia un estado deseado descubriendo todo lo que tienes.

Ahí te conectas con un espíritu interno que desea ser feliz.

Desde la perspectiva de la PNL ampliar el mapa lingüístico implica hacer del lenguaje un proceso consciente, e ir aumentando el número de posibilidades de ver el mundo para responder a él con mayor herramientas y riqueza, haciendo del lenguaje una poderosa herramienta.