En Mentoring Profesional los estudiantes tienen la posibilidad de ampliar la capacidad de innovación y mejora continua como consultores externos o bien como ejecutivos de una organización.

  

En vista que los cambios son continuos y el avance tecnológico demanda habilidades y competencias cada vez más complejas, se hace imperativo para el ejecutivo que el desarrollo de carrera evolucione en relación a los cambios que se avecinan. Por ejemplo, los directivos con alto potencial tienen el reto de mejorar sus habilidades para saber cómo conseguir los objetivos propuestos por la organización. En este proceso, Mentoring constituye un método formal para reconocer el talento en una empresa tanto para preparar la sucesión de colaboradores talentosos como a los que desean quedarse en un mismo puesto.

A continuación, conocemos la visión de Carlos Cicogna, empresario, quien estudia Mentoring reconociendo la importancia de contar con mentores-mentees en las organizaciones de acuerdo a su propia experiencia. “Participé en procesos de Mentoring cuando desempeñaba un cargo directivo, en el rol de mentor de otros gerentes generales de la región, y a su vez como mentee de gerentes sénior, en períodos entre cinco y seis meses”. 

¿Qué estructura de trabajo proporciona esta formación en Mentoring?

Aquí la dinámica es diferente, he tenido que adaptarme al lenguaje de psicología y de comportamiento humano. Este curso me está ayudando a darle una estructura a la sesión de mentoring, acerca de cómo disparar la conversación y la dirección que tiene.

Es muy importante en las organizaciones contar con un guía en los procesos. El mentor ofrece apoyo de acuerdo a  sus conocimientos o experiencias en relación al entorno organizacional. En esto es clave hacer un buen “match” entre mentor y mentee. 

¿Qué determina ese buen match entre mentor y mentee?

El rapport es clave. Hay una etapa anterior de la pre-selección del mentor para trabajar con un mentee. De acuerdo a mi experiencia, creo que tiene que existir una química automática entre mentor-mentee.

La apreciación de Carlos Cicogna no está lejos de los resultados que arrojan los estudios. Según una investigación hecha por Richard Hale, la calidad del proceso de Mentoring, está estrechamente relacionada con la percepción de los participantes sobre los valores comunes que comparten, es decir, encontrar elementos que le den fuerza a la relación es esencial para basar este proceso en la confianza mutua.