En la tercera entrega del Diplomado Internacional de Coaching Neurolingüístico que inició este lunes 20 de noviembre del 2017, Lola Senarega y Paula Castro afirman estar aquí por una decisión personal. Buscan lo que en Coaching llamaríamos, pasar de pensar “dentro de la caja” (estado problemático) a pensar “fuera de la caja” (estado de solución).

Uno de los principales objetivos del Diplomado de Coaching Neurolingüístico es entregar modelos y estructuras para un excelente desarrollo como Coach. Sin embargo, la toma de conciencia que esta formación promueve acerca de los recursos y capacidades, hace que obtengas herramientas eficaces para las habilidades de un Coach y también para lograr con eficacia tus objetivos personales.

Experiencias

El objetivo de Lola Senarega, Periodista y Docente de Comunicación Efectiva, es experimentar un cambio interno y encontrar un nuevo nicho laboral a través del Coaching. “Me di cuenta que uno dice algo y muchas veces siente otra cosa. Me gustaría vivir una transformación. Me gusta que esté todo ordenado y hoy no siento que esté así, entonces tengo muchas preguntas y deseo claridad. Además, pensé que sería más fácil hacer coaching por tener manejo de habilidades comunicacionales, pero me doy cuenta que al ser impositiva y crítica en los juicios, no es adecuado para un Coach”.

Rueda de la Vida

Una herramienta que se revisa en los primeros días del Diplomado es “La Rueda de la Vida”. Esta técnica presenta varios ejes de la vida de una persona como lo es; la Salud, Entretención, Familia, Dinero, Desarrollo Personal, Trabajo, Amor, etc. Permite que el coachee (cliente) revise su nivel de satisfacción e insatisfacción en relación al desarrollo que tiene en cada una de las áreas en su estado actual. Lola vivenció una sesión en clases desde donde comprendió los aspectos de mejora de su vida y también la utilidad de esta herramienta como Coach, diciendo; “la Rueda de la Vida es una foto del estado presente del coachee que sirve para que el Coach la retome en el proceso y observe el cambio que ha tenido el cliente”.  

Paula Castro, quien se desempeña como subgerente de servicios, declara sentirse desafiada en sus modelos mentales. “He comprendido que la labor del Coach es acompañar al otro y que el otro encuentre sus propias respuestas. En general, uno tiende a decirle a las personas lo que tienen que hacer. Como líder de equipos, me doy cuenta que es más cómodo también. Este cambio es un desafío para mí aunque hace un tiempo estoy escuchando más para bajar el ego, estoy dándole más espacio e importancia al otro, aunque es un trabajo que cuesta mucho sobre todo cuando tienes que desaprender lo que has aprendido y de lo que estás orgulloso. Quisiera que estas nuevas habilidades me sean innatas. A fin de cuentas, la gente no hace lo que otro te dice porque queremos vivir nuestras propias experiencias”.